sábado, 10 de noviembre de 2012

Mi Camino Ignaciano(4).

Mi Camino Ignaciano (4).
De Fraga a La Panadella. 

13ª Etapa. Fraga-Lleida. 33 Km.
11.03.2012. Domingo.
Comienzo la etapa a las 8:59 después de desayunar en el Hostal Trébol. Sigo las instrucciones indicadas para la salida de la ciudad tomo la opción de ir por la carretera. Paso un túnel y sin entrar en la autovía voy por la vía de servicio. En un puente sobre la misma paso las marcas de pintura con los colores de las tres banderas: española, aragonesa y catalana. Paso por la parte trasera de un restaurante.
Después de  pasar por debajo de un puente que no lleva a ninguna parte, llego a una rotonda y en este sitio a las 10:00 entro en la Comunidad de Cataluña. Envío un mensaje a Javier San Pedro que es el peregrino catalán que conocimos, junto a su mujer, Aitor y yo en el Camino de Santiago para indicarle que ando por sus tierras. Enseguida me contesta que nos tenemos que juntar para comer. Ya me comunicará cuando. Tienen intención de andar el Camino de Santiago desde Roncesvalles en tres años.
A partir de este punto y hasta Montserrat el Camino está señalizado con postes del Camino de Sant Jaume así que la desorientación será menor. Mas adelante paso el Hostal Cataluña y Aragón y una gasolinera. Luego llego a otra rotonda donde se encuentra una extraña escultura metálica en el patio de una fábrica. Continúo la marcha ahora ya por el Camí Real.
A las 12:13 llego a Alcarrás. Voy a la Iglesia para sellar pero el párroco me dice que el sello lo tiene en una ermita y que ahora no puede ir porque va a comenzar la misa. Hago unas fotos de la Iglesia y me voy a un bar a tomar una cerveza. Las calles adyacentes a la Iglesia está llena de sub saharianos. Me pongo en marcha otra vez a las 12:45 y a la salida me cruzo con tres peregrinos que llevan la concha y van dirección a Santiago. Les digo el tradicional saludo de ¡Buen Camino! pero ni siquiera contestan.

Llego a Butsenit a las 13:30. Paro en el restaurante  Cal Nenet una ensalada de fiambres, churrasco, flan, agua, una cerveza y cortado. Pago 29,50€. Muy caro para ser en el Camino y por la sencillez de los platos. Sello la Credencial.
Reinicio el camino a las 14:40 y según salgo del pueblo me han preguntado varias veces gente que viene en coches por el restaurante donde he comido. Por lo que se ve viene bastante gente de Lleida a comer aquí. Ahora sigo por la carretera que atraviesa el pueblo y sale a la NII. A partir de aquí sigo una vía de servicio que va paralela a la misma.
Por la ruta que he traído se llega a la misma pasarela que indica la guía a la entrada de Lleida. Siguiendo las marcas indicadas llego a la Parroquia de Sant Ygnasi, pero está cerrada. Toco varias veces el timbre pero no aparece nadie.
Sigo adelante por toda la avenida hasta llegar a la estación de ferrocarril para sacar el billete de vuelta a casa el próximo sábado. He llegado a las 15:52. Me dirijo a la taquilla y pido el billete a Zumarraga desde Lleida en el Alvia y me dice el taquillero que el ha vivido unos cuantos años en la sub estación de RENFE en Zegama.
Le pregunto al mismo por un sitio económico para dormir y me dice que en la misma estación en la parte superior hay un hotel y que está bien. Me aconseja que no vaya a las pensiones pues están llenas de emigrantes y suele haber problemas. Está casi a las afueras y además el Camino pasa por aquí mismo así que mañana no tengo que andar para buscarlo.
Una vez hechos los trámites y recogido el billete me dirijo a la recepción del hotel, que es moderno pues está recientemente rehabilitado. Es el Hotel Tránsito. Me alojo en la habitación 218 y con el desayuno pago 45€. No está mal para una capital. Después de descansar ceno un bocadillo y un par de cervezas en el bar de la estación. Sello la Credencial en el hotel.
Hoy ha sido otra etapa larga, con sol, pero mas amena que las de estos días. Está mas señalizada pues desde la entrada en Cataluña en los cruces hay carteles que indican las dos direcciones, hacia dónde va el Camino de Sant Jaume y la distancia y de dónde viene también con la distancia.
Además se camina mucho entre árboles frutales que están empezando a florecer.
Cuando estaba junto a una señal que indicaba a 8 Km. Lleida me ha llamado Assunta para confirmarme los horarios de tren para la vuelta.


14ª Etapa. Lleida-Tárrega-Cervera. 49 Km.
12.03.2012. Lunes.
Comienzo a andar a las 8:07 y estoy a 200 metros del puente de Pardinyes, así que enseguida sigo las indicaciones de la web. Cuando salgo del polígono industrial, después de pasar por la fábrica de cervezas San Miguel, para tomar el Camino de Miralbó sigo de frente como indica la guía pero el camino no está asfaltado por lo que voy un poco temeroso de que este no sea el camino a seguir hasta que después de pasar una cantera aparece el asfalto y el resto de las referencias indicadas.
Mas adelante llego a otro punto que lleva a equívoco. Dice la guía que llegamos a otro camino asfaltado y hay que tomarlo a la derecha. Está equivocado. Después de andar un rato veo que no es la dirección correcta y vuelvo al mismo punto.
En este punto la referencia que tomo es la siguiente. Me dirijo a  una casa que está al otro lado del camino a la izquierda unos quince metros. Cruzo el camino. Hay una señal que dejo a la izquierda en el cruce y sigo el camino paralelo junto al muro que delimita la casa y la finca por la izquierda.
Siguiendo estas referencias no hay pérdida. Un poco mas adelante paso junto a una casa en la que sus habitantes deben ser del Este por las banderas y los carteles que hay colocados. Hay tres perros peligrosos. Menos mal que la casa está vallada. A pesar de los ladridos y el alboroto que arman los perros no se asoma ninguna persona pero creo que estoy siendo observado. Lo curioso es que parece que custodian, a parte de la casa, las señales del Camino.
He pasado por el puente encima de la autopista a las 9:15 y llego a Bell-Lloc a las 10:37. Atravieso el pueblo por la calle Vilanova de la Barca, luego a la izquierda la calle Sant  Jordi y después todo de frente cruzo la carretera LV3311 hasta el camino que me lleva a El Palau d´Anglesola.
Entro por la avenida de San Roc a las 12:15 y sigo sin parar pues quiero llegar al siguiente pueblo para comer y poder seguir un tramo por la tarde para hacer las siguientes etapas mas repartidas.

Mi intención es hacer noche en Tárrega. Así que no paro hasta llegar a Castellnou de la Seana a las 13:36. Voy a sellar al Ayuntamiento la Credencial y pregunto por un sitio dónde poder comer. Me indican el Café Modern. Es un edificio clásico, tipo casino de los de antes. Entro y es un salón muy grande y con gran altura, hay una barra de lado a lado de unos veinte metros. Hay muchos parroquianos, todos mayores, tomando café y echando la partida.
En un local contiguo con otra barra pequeña y unas mesas para comer me atiende un matrimonio mayor. Pregunto para comer y la señora me dice que hay verdura y costillas de cordero. Le digo que me parece bien y me quedo.  Me piden disculpas por no poder atenderme mejor pero al ser lunes el personal tiene fiesta por descanso semanal. Y eso que todavía no me han atendido. Me dice que me siente y enseguida me trae un plato de vainas con patatas que, de verdad, hacía mucho tiempo que no las comía igual.
Luego me trae otro plato con costillas de cordero y una ensalada de tomate con cebolla. Las costillas y el tomate estaban buenos pero la cebolla riquísima. Por lo que he podido ver en los terrenos cerca del pueblo deben cosechar mucha cebolla. De postre me trae un plátano y he bebido vino y gaseosa.
Comenzamos a hablar sobre el Camino. Se sorprenden de que lo esté andando al revés y les explico el porqué y así estamos un rato largo de conversación. Luego me traen un cortado. Dice la señora Dolors, que es como se llama, que siente dejarme pero que tiene que ir al médico pero que antes tengo que poner una dedicatoria en el libro de Peregrinos. Cuando me trae el libro también me trae un trozo de membrillo. Y esto tiene su historia. Su hijo, que hoy no está porque tiene fiesta, es un gran amante del Camino de Santiago, aunque nunca lo ha andado. Un día se enteró de que una señora que en el Camino Francés regalaba higos y agua a los peregrinos, había fallecido. Era la señora Felisa de Logroño.
Se lo comentó a su madre y esta le dijo: “Hijo, porqué no hacemos nosotros algo parecido”. Se le ocurrió hacer membrillo con los frutos que recogen de sus árboles y así lo llevan haciendo ya hace unos cuantos años gastando unos cien kilos al año para los peregrinos. “Sólo tiene membrillo, azúcar y mucho cariño”, dice la señora Dolors.
Cariño que ella dedica a los peregrinos y se emociona contando alguna anécdota o historias de peregrinos que han pasado por su casa. A cambio de todo ello solo pide que  cuando se llega a Santiago nos acordemos de ella, y en mi caso cuando llegue delante de la Virgen de Montserrat, la Moreneta, y en Loyola y en La Cova, ante San Ignacio.
Se despide con lágrimas y dándome dos besos. Hago la dedicatoria en el Libro de los Peregrinos y le digo al marido de la señora Dolors, no se me ha ocurrido preguntarle el nombre, que me traiga la cuenta. Me contesta que con diez euros estará bien. Parecido a la comida de ayer.
También el entabla conversación conmigo y me cuenta que ya hace unos años, gente que pertenece al Camino de Santiago, dio al Ayuntamiento diez mil euros y crearon uno de los primeros Albergues del Camino Catalán.
Me despido con pena  pues mis planes son seguir un rato mas andando para acortar la etapa de mañana.
Así que a las 15:08 me pongo otra vez de camino. paso por Anglesola a las 16:50 y siguiendo el recorrido indicado hasta llegar a la carretera de Tárrega y sin ir a Verdú me dirijo a esta localidad a donde llego a las 17:16. Como estoy bien decido seguir hasta Cervera que parece es un pueblo mayor. Atravieso el pueblo y continúo para cruzar el río Ondara por la pasarela. Paso junto a la ermita de El Pedregal y siguiendo el camino entro en Talladell. A la salida tomo el camino recto desechando otros que salen a los lados. Paso junto al cementerio y sigo el camino siempre recto luego junto a los restos de una torre y por el camino mas ancho llego a las ruinas de la ermita de Santa Magdalena.
Cojo la carretera asfaltada y entro en Cervera a las 19:25. Me dirijo a un hostal que está junto a la plaza del pueblo y no me atienden. Voy a mirar una de las pensiones que vienen en la guía y después de andar un kilómetro resulta que está cerrada hace tiempo, así que vuelta otra vez al hostal pero obtengo la misma respuesta, o sea, nada.
Pregunto a un taxista que está al lado por algún sitio para dormir y me indica el Colegio de las monjas. Me dirijo allí y resulta que están en unos días de reunión de las monjas de la comarca y está lleno.
Me vuelvo de nuevo cerca del hostal y vuelvo a preguntar al taxista. Me dice que me que da un único sitio dónde ir pero no me lo recomienda porque es carísimo. Me dice que es mejor que vuelva a Tárrega, que él mismo me lleva sin cobrarme nada. Se lo agradezco pero la estación de tren está al lado , así que saco corriendo un billete y me vuelvo en tren a Tárrega.

Cuando salgo de la estación pregunto a una Guarda Civil dónde puedo encontrar un sitio para alojarme me dice que está in poco lejos pero que el Hotel Pintor Marsá está bien. Es casualidad pero tengo que volver atrás un kilómetro por el camino que me ha traído antes a este pueblo.
Estoy en el número uno de la avenida Cataluña y tengo que ir hasta el ciento doce. Llego al hotel, que está cerca de las vías, y me alojo en la habitación 215.
Después de saber la odisea que he pasado, me dicen que hoy no tienen servicio de restaurante por descanso semanal pero que me harán unos bocadillos para que cene. Es un detalle pues a otros clientes les han dado direcciones de restaurantes para que vayan a cenar.
Después de descansar un poco y asearme bajo a cenar y me ponen en la barra del bar un par de bocadillos, uno de jamón y otro de queso con un par de yogures, una cerveza y un cortado, o tallat como dicen aquí.
Hoy me ha llamado Javier y me dice que el jueves podemos juntarnos en Montserrat y comer. Él trabaja de noche y aprovecharán para venir en coche y marcharse nada mas comer. Quedo que le llamaré el miércoles para hablar dónde nos juntamos.
Hoy ha sido una etapa larguísima, cuarenta y nueve kilómetros, mas los de propina para encontrar alojamiento. Ha sido un día de sol y calor, 24º C, pero a estas horas estoy contento de haberla hecho aunque cabreado, pues si hubiese sabido lo que me esperaba al final, como mucho habría andado hasta Tárrega. He decidido no desviarme a Verdú porque considero que aunque hayan programado esta etapa pasando por este pueblo, realmente San Ignacio no pasó por él. Entiendo que los Jesuitas lo quieran integrar
para así visitar el pueblo y la casa de  Sant Pere Claver.
De haber sabido el trato que iba a recibir en Castellnou de la Seana habría programado las etapas de otra manera. Habría disfrutado muchísimo por la gente tan amable que hay. A parte de los señores del Café Modern, lo mismo en el Ayuntamiento que los parroquianos y clientes, todos me han saludado. Aquí se vive el Camino. Una cosa que ya echaba  en falta. En el Café dan todo tipo de información y ayuda y además tienen las llaves del Albergue para poder dormir si el Ayuntamiento está cerrado.

15ª Etapa. Tárrega- La Panadella. 23 Km.
13.03.2012. Martes.
Para no tentar a la suerte decido repetir el tramo de Tárrega a Cervera y mi intención es llegar a La Panadella y descansar bien una jornada antes de empezar con los toboganes de las siguientes etapas que comienzan a ser otra vez montañosas. Comienzo la etapa a las 8:10.
Sin ningún problema llego a Cervera a las 10:10 y voy a sellar la Credencial en la Oficina de Información pero me dice la chica que está en el mostrador que no es allí y me manda al Colegio de las monjas ayer. Le explico de qué se trata y dice que ella sólo lleva quince días y que nadie le ha explicado nada. Voy al Colegio y está cerrado, la Iglesia también, así que decido seguir el Camino. Para seguirlo me pongo delante del Ayuntamiento y bajo la calle de la izquierda y salgo a la Costa de San Cristófol y luego a la de
Sant Francesc d´Asís. Al final de la calle está el Hostal La Savina, que debe ser el que no me recomendaba el taxista de ayer.
Paso por un túnel en una curva a la izquierda siguiendo la carretera y salgo a la NII. Continúo por el arcén y paso el cruce de entrada a Vergós pero sin entrar al mismo mas adelante paso un cruce que de entrada a la A2 y lo paso por la misma carretera.
Siguiendo por el arcén, casi no pasan coches, mas adelante hay un túnel con una carretera asfaltada que pasa por debajo de la A2. sigo por esta carretera y tomo otro cruce y un camino a la derecha que me lleva a otro túnel, pero según la guía hay que seguir por la izquierda.

Decido salir otra vez a la carretera NII. Y poco más adelante llego a la rotonda que se describe en la guía para entrar en Sant Pere dels Arquélls y por el tiempo que llevo andando creo que le he quitado un buen trozo al otro camino. A la entrada del pueblo veo los aviones que están aparcados en una finca junto al camino. Al llegar a la fuente de Sant Pere giro a la izquierda y sigo el camino indicado. En este pueblo hay una cosa que me llama la atención y es que están puestos en unos baldosínes el nombre de la casa o del propietario y dibujado su oficio o el destino de la misma.
A  la salida de Sant Antolí se oye el ángelus tocado con campanas. Eran las 12:00. Sigo las indicaciones y llego al siguiente pueblo, Pallerols, a las 12:12. Estos dos pueblos están unidos por un bidegorri. El sentimiento en este pueblo hacia Santiago está muy enraizado, se ven muchas conchas en el suelo y en las fachadas.
Además hay una Iglesia dedicada a Sant Jaume (Santiago) del siglo XII. Pero también pasa como en el resto de los pueblos por donde estoy pasando, no hay gente en la calle a la que poder preguntar.
Continúo andando y llego al lugar donde la guía indica tomar un camino a la izquierda. Hay tres en veinte metros. El primero lleva a unos campos de labor, el segundo indica la flecha del Camí de Sant Jaume y  el tercero no se a dónde lleva. Así pues tomo el segundo y no se si es la segunda pérdida del día porque me mosquea la dirección. Me lleva entre pinos y va subiendo, parece que es el de la guía. Así casi durante una hora tirando hacia arriba. Luego se suaviza y va entre campos de labor. A quinientos metros veo el tercer camino cómo va más hacia la derecha.
Por fin salgo a una carretera comarcal pero sin ninguna señal pensando que me he perdido. Me quito la mochila y me echo un rato a descansar pues se va acumulando el cansancio y la fatiga de la larga cuesta que acabo de subir. En un largo tiempo no pasa nadie.
Me levanto y a la derecha, como a unos doscientos metros veo una señal de punto kilométrico y decido ir hacia allá para orientarme. Cuando estoy a medio camino sale del mismo cruce del que yo he salido un todo terreno y toma la misma dirección que yo. Pienso: Salvado.
Hago señas al coche para que pare y reduce la velocidad pero cuando lega a mi altura acelera y se va. Así pues continúo hacia la señal y cuando llego a ella marca el kilómetro dos de la carretera B-221.
Como ahora estoy un poco mas alto que antes se oyen motores que vienen de la parte por la que he llegado por lo que deduzco que la carretera principal está al otro lado. Tomo esa dirección y efectivamente mas abajo veo que como a un kilómetro está el Área de servicio a la que debo llegar. Llego a La Panadella a las 13:15. Me alojo en el Hotel Bayona, habitación 215. Efectivamente hacen descuento a los peregrinos y me cobran 20€ por dormir.
Me ducho y bajo a comer: cogollos con anchoas, tomate y atún, panceta fresca a la brasa con mongetes, crema catalana, cortado, txupito, vino, pan y agua por 13€. Por la tarde después de descansar bajo a cenar: guisantes con jamón, bacalao en salsa, yogurt, cortado, pan y agua. 10€.
La jornada de hoy ha sido calurosa. Ha sido el primer día que me he puesto el gorro para el sol.
Este camino lo deben marcar bien pues no está bien descrito y si te pierdes cuesta mucho recuperar el camino bueno. Menos mal que al final no he tomado el tercer camino porque entonces si que me hubiese perdido. En este sitio conflictivo hay que seguir exactamente lo siguiente:
Se atraviesa Pallerols, se sigue la larga recta que gira 90º a la izquierda, a cien metros vuelve a girar 90º a la derecha y mas adelante hay que tomar el primer cruce a la izquierda. Siguiendo la pista principal, sin tomar ningún desvío, lleva directamente al aparcamiento del Hotel Bayona.

A continuación, unas cuantas imágenes de estas etapas.
Pulsando sobre ellas, aumenta su tamaño.














































Nota: Las imágenes y el texto son propiedad del autor del blogg, a excepción de la que aparece la Sra. Dolors con unos peregrinos y está bajada de internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario